Cómo trabajar desde casa y mantener una buena salud mental

Trabajar desde casa puede ser un gran desafío si no estás acostumbrado a hacerlo. Es por eso que queremos compartirte algunos consejos que te ayudarán a trabajar desde casa de forma más eficiente.

Has tenido que modificar tu rutina. Despertar, preparar el desayuno a los niños, ir con prisa a dejarlos a la escuela y llegar al trabajo con una taza de café caliente en la mano…

Ahora todo es muy distinto. Todos hemos tenido que ajustar nuestras actividades para quedarnos en casa frente a nuestro ordenador. Nuestra intención no es hacer un drama al respecto, lo que queremos es ayudarte para que puedas adaptarte lo antes posible a tu nueva rutina.

Pero seguramente este no es el primer artículo con el que te topas con “consejos para trabajar desde casa”, ¿por qué este es diferente a los demás?

  • Basamos este artículo en recomendaciones que nos han funcionado por años. Agorapulse es una empresa “semi-remota” desde hace ya muchos años. Incluso nuestro CEO, Emeric Ernoult, ha escrito varios artículos al respecto.
  • Nuestros consejos no vienen solo de mí (o de una persona), los hemos recuperado de nuestros colegas alrededor del mundo.
  • Quizás encuentres algunos consejos nuevos aquí que te funcionen.

Lo más importante es que has llegado hasta nuestro blog buscando ideas para trabajar desde casa de forma más eficiente y nosotros estamos listos para ayudarte con eso.

Comencemos …

Continuarás tus actividades laborales normales, pero desde casa.

Quizás los primeros días pensaste… ¡genial, trabajaré de la forma más cómoda! Sin embargo, esta no es la actitud que te llevará a ser más productivo.

Pero lo entendemos, tu sofá es seguramente más cómodo que tu silla en el trabajo. Entonces, ¿cómo ajustar tu rutina estando rodeada de todas tus comodidades?

Sigue una “rutina” de trabajo normal)

Estás trabajando en casa. Sí, “trabajando”.

Una anécdota: Hace algunos años un vecino me preguntó acerca de mi trabajo y al escuchar que trabajo desde casa, me dijo: “¡Qué suerte!, si yo trabajar de casa pasaría todo el día tomando siestas y mirando la TV.”

Entonces le dije: “Seguramente tu trabajo no duraría mucho tiempo…”

¿No pasarías el día viendo Netflix en tu oficina? ¿O sí?

“Sé que pasar todo el día en tu ropa de dormir es una de las razones por la que varias personas deciden trabajar desde casa… sin embargo vestirte y arreglarte como si fueras a la oficina puede ser la base para que tu actitud sea la correcta” (Curt Ziegler, Customer Support, USA)

Crea una agenda que puedas seguir al trabajar desde casa

Acostúmbrate a despertar a una misma hora cada día. Quizás puedas despertar más tarde ya que no tendrás que conducir hasta tu oficina, sin embargo esto no significa que puedas despertar cuando sea. Incluye algún ritual en tu mañana que sea especial y que no esté relacionado con tu trabajo. Necesitarás unos minutos para despertar antes de empezar a revisar tus correos.

Pasea a tu perro, prepara un desayuno, toma un café y lee las noticias… lo que mejor te funcione.

De estar forma podrás garantizar que tu mente esté despierta cuando llegue el momento de trabajar y de que no estarás estresado desde muy temprano en la mañana.

Establece horarios de trabajo (y pausas)

Uno de los grandes beneficios que quizás tengas al trabajar de casa es que tus horarios podrán ser más flexibles.

¿Te gusta empezar más tarde? Quizás ahora puedas hacerlo si te comprometes a terminar tu horario más tarde. O tal vez prefieras lo opuesto, empezar más temprano cuando la familia aún duerme para tener más tiempo libre en la tarde.

Elige y coordina un horario que funcione con tus colegas y apégate al él lo más que puedas.

Aunque será difícil hacer entender a tu familia y amigos que estás trabajando en un horario normal, tienes que hacer lo posible para hacerles entender que tu ubicación ha cambiado pero tu trabajo continua como de costumbre.

Enfócate en terminar tu trabajo y en mantenerte concentrado el tiempo que esto requiere.

El trabajo en casa tiene muchas ventajas, pero pronto te darás cuenta que es importante encontrar el balance entre la comodidad y la flexibilidad entre las obligaciones y el deber.

Termina a tiempo

Si no estás ocupado con algo más o si simplemente adoras tu trabajo, encontrarás algo difícil el detenerte cuando llegue tu hora de “salida”.

Trabajar sin un horario definido es un muy mal hábito que incluso puede afectar tu salud mental. Mejor, establece tus horarios laborales y asegúrate de terminar a tiempo.

Si tienes niños en casa entonces será importante que compartas tus horarios con ellos y que pongas alarmas para marcar cada horario. De esta forma ellos sabrán hasta cuando estarás ocupado.

Planea tu día minuciosamente

Al trabajar te puedes ver envuelto en una serie interminable de correos, juntas, llamadas y mucho más. Todo esto puede entrometerse en tu vida personal si no prestas atención.

Planear tu día y el tiempo que dedicarás a cada tarea puede ayudarte a sobrellevar esto.

Cuida tu cuerpo

Claro que los gyms están cerrados actualmente, pero ese no debería ser una excusa para ignorar a nuestro cuerpo. ¿Es posible seguir una rutina de ejercicio al mismo tiempo que trabajamos desde casa?